sábado, 27 de abril de 2013

Nocturno Op. 9 n.º 1 - Frédéric Chopin


Cierro los ojos y me dejo llevar, me dejo llevar por las sendas inescrutables de los sueños, de la fantasía, del amor. Ningún otro acorde me puede llevar tan lejos, tan alto, tan profundo, ninguna nota es tan perfecta, tan intensa, tan especial. La candencia es el cielo raso de una noche de primavera, es fragancia de las flores al nacer, es nada y es el universo. Las consideradas mejores piezas escritas para piano son esto y mucho mas. 


Los nocturnos op. 9 son un conjunto de 3 piezas escritas por Frédéric Chopin que vieron la luz en 1832 y fueron dedicadas a madame Camile Pleyel. Pero hoy solo hablaremos del primero o mejor dicho del Nocturno Op. 9 n.º 1 en Si bemol menor. Aunque la mayoría atribuye a Chopin la creación del estilo nocturno, fue el compositor irlandés John Field el original creador de los movimientos que poco mas tarde Chopin, gran admirador del trabajo de Field, hiciera de ello su sello de identidad. 


  El Nocturno Op. 9 n.º 1 en Si bemol menor tiene una soltura rítmica que caracterizó los últimos trabajos de Chopin. La mano izquierda tiene una secuencia ininterrumpida de corcheas en arpegios sencillos durante toda la pieza, mientras que la mano derecha se mueve con total libertad en patrones de siete, once, veinte y veintidós notas mientras crece, se oscurece, vuelve a crecer para acabar en una plena y perfecta quietud...


Luego llegaría el exquisito Nocturno Op. 9 n.º 2 en Mi bemol mayor, pero esa seria otra historia.
Información recopilada de La Wikipedia y similares.  


 Nocturno Op. 9 n.º 1 en Si bemol menor - Frédéric Chopin